"Firma por el Partido Político Chile Feminista"con tu clave única ó firma electrónica avanzada, en la plataforma electrónica del SERVEL a través del
siguiente link

Feminismo es la igualdad entre hombres y mujeres, Con respeto a las legítimas diferencias.

¡Se parte de esta transformación Político-social!
¡De ti depende!

Propuesta País

Ver

¿Cómo aportar?

Ver

Transparencia

Ver

Noticias

Leer mas...

Contacto

Ver

Aportes teóricos

Ver

Directiva Central

Grace Fernanda Toledo Sandoval

Secretaria

Cientista Político

Varinia Yuseth Aravena Pérez

Presidenta

Gestora en Educación Social Magíster en Trabajo Social

Héctor Leonardo Aravena Pérez

Tesorero

Psicólogo

El feminismo es un paradigma que nos invita a co-construir una sociedad entre iguales, reconociendo y respetando las legítimas diferencias que nos hacen únicas e únicos y necesarias/os en el desarrollo histórico, ya no desde una mirada pasiva de mero espectador/a, sino desde el rol protagónico de comprender y actuar desde nuestro ser político ya que, toda interrelación económica, social y cultural a través de cualquier situación de vida debe ser desde una absoluta y respetuosa horizontalidad, desestimando toda forma asimétrica de poder. Por tanto, las transformación políticas y sociales en torno a la violencia cultural, junto al termino de todo tipo de abuso, violación, vulneración de derechos, maltrato, misantropía, misoginia, femicidio, violencia institucional, violencia estructural, abandono infantil, esclavitud sexual de mujeres y niñas, violencia hacia la diversidad sexual, explotación de los hombres y sobre explotación de nosotras las mujeres que, naturalizan al género femenino, pues se nos delega la tarea de crianza de los hijos/as, es sin duda responsabilidad de todas y todos.

En definitiva, el naciente “Partido Político Chile Feminista” considera que es imprescindible la Democracia Directa como principio fundacional para politizar el territorio nacional, comprendido por todos los que habitan Chile, donde lo inclaudicable es ejercer soberanamente todos los derechos fundamentales y deberes entre conciudadanos para garantizar un proceso Asambleario Constituyente, co-construyendo ya no una acumulación de fuerzas desde lo que conocemos y entendemos históricamente que se gesta en las coyunturas reivindicativas de la dignidad humana en diferentes contextos históricos, sino más bien desde un ejercicio dialógico de profunda aceptación, integración, respeto y validación de toda subjetividad psicológica y simbólica que interactúa en un mismo territorio físico y sociocultural.